loader-logo

Perspectiva actual en la Regulación del Teletrabajo en Latinoamérica

Debido a las diversas medidas adoptadas por gobiernos y empleadores ante el control de la situación derivada por la pandemia de COVID-19, se ha acelerado la necesidad de remodelar los entornos de trabajo. Desde el 2020, ha cobrado gran importancia en muchas empresas la examinación de políticas extendidas para la regulación del teletrabajo, el trabajo desde casa o el trabajo a distancia, para con ello brindar flexibilidad en beneficio tanto de las personas como de las organizaciones.

Por tanto es necesario conocer las nuevas normas que se han derivado, la situación de la legislación sobre este tema en las distintas jurisdicciones de las regiones de Latinoamérica, en donde su organización pueda estar afrontando estos nuevos y casi definitivos entornos de trabajo a distancia.

A continuación examinamos la perspectiva actual de las diferentes adopciones tomadas en algunos países de Latinoamérica para la regulación del teletrabajo en la región y, cómo con ello su organización puede entrar en el contexto para adaptar sus políticas de trabajo ante ello.

Esquema-regulatorio-general-Teletrabajo-en-LATAM

Esquema regulatorio general del Teletrabajo en Latinoamérica

El auge en la regulación del teletrabajo es reciente en Latinoamérica, aunque el fenómeno en sí no es nuevo.

Algunos países ya tenían regulada la modalidad hace años, otros debieron sancionar normas de urgencia por el coronavirus y hay naciones que, por falta de mecanismos legales, se limitaron a promover acuerdos entre las partes ante los vacíos legales existentes.

Aunque ha habido avances en la regulación del teletrabajo en Latinoamérica, pocos países tienen reglas específicas para garantizar las condiciones de los trabajadores vía remota. Colombia es el país más avanzado en la regulación del teletrabajo, con reglas claras y un monitoreo y generación de información sobre la aceptación y uso en el país.

Ciertas naciones tienen regulaciones específicas que permiten que teletrabajadores y trabajadores presenciales gocen de los mismos derechos en cuanto a salario, prestaciones y jornadas laborales, sin embargo, no es una situación homologada en toda la región; arcaicas legislaciones laborales de larga data en muchos países de Latinoamérica son unas de las principales barreras que han impedido abordarlo.

El país más avanzado en las regulaciones: Colombia

Este país tiene ya un largo recorrido en la implementación del Teletrabajo por las organizaciones y a su vez, sus regulaciones pertinentes.

El teletrabajo, regulado por la Ley 1221 de 2008, permite que el trabajador preste sus servicios desde casa previo cumplimiento de ciertos requisitos, donde establecen normas para promover y regular el mismo. Dicha normativa define tanto el concepto de teletrabajo y sus diferentes formas (autónomos, móviles y suplementarios).

En líneas generales, el estado colombiano promueve su implementación y otorga garantías y protección a los teletrabajadores y donde los empleadores deben garantizar las condiciones para que el teletrabajador pueda desempeñar sus funciones adecuadamente.

Adicionalmente, con la recién creada figura de “trabajo en casa” por el Ministerio del Trabajo mediante la Circular 021 de 2020, se establecen medidas de protección al empleo con ocasión de la fase de contención ante la pandemia del COVID-19.

Con el “trabajo en casa” se contempla la posibilidad de que la persona trabaje desde la casa, con todas las prestaciones legales y herramientas para que pueda realizar sus labores como si estuviera en la oficina, considerándola a su vez como una forma excepcional de trabajo de duración temporal bajo circunstancias especiales.

De los primeros en fomentar el Teletrabajo: Perú

Perú fue de los primeros países en Latinoamérica que fomentó el teletrabajo como política presidencial, esto con el objetivo de acatar las medidas de aislamiento total ante la pandemia del COVID-19.

Mediante el Decreto de Urgencia No. 026-2020 de Marzo de 2020, se dispuso la posibilidad que los empleadores aplicasen el trabajo remoto, entendiendo el mismo como: “la prestación de servicios subordinada con la presencia física del trabajador en su domicilio o lugar de aislamiento domiciliario, utilizando cualquier medio o mecanismo que posibilite realizar labores fuera del centro de trabajo, siempre que la naturaleza de las labores lo permita”.

A su vez, para Mayo de 2021, en el congreso de la república ha sido aprobada la nueva ley del teletrabajo para el sector público y privado, recaído en el Proyecto de Ley 5408/2020-CR. En esta se propone la “Ley del teletrabajo” abordando ahora la figura con suficiente flexibilidad para adecuarse a las actuales circunstancias que se suscitaron ante la pandemia.

Esta norma dispone que el teletrabajo puede ejecutarse de acuerdo a diversas modalidades, tales como: el trabajo de forma temporal o permanente; de manera total o parcial, dentro del territorio nacional o fuera de este; asimismo, en el lugar donde acuerden las partes, siempre que el teletrabajador cuente con las herramientas tecnológicas, informáticas y de comunicación necesarias.

Teletrabajo-en-otras-regiones

Qué más podemos ver en el resto de las regiones

En Argentina, si bien no cuentan con un instrumento jurídico específicamente redactado para el teletrabajo, cuentan con un conjunto de leyes que engloban la actividad y promoción del mismo, en donde permiten que existan los mismos derechos entre trabajadores a distancia y presenciales. Entre ellas, la ley de Contrato de Trabajo y la rectificación del Convenio n°177 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el trabajo a domicilio.

Bolivia, Chile y Guatemala no tienen regulación detallada para el uso del teletrabajo, donde esta modalidad opera bajo normas generales en estos países y en donde a raíz de la contingencia del COVID-19, se aceleran discusiones para aplicación de normas regulatorias para ello.

Mientras que Uruguay, trabaja en el diseño de un proyecto de ley especial en la materia en conjunto con la Dirección Nacional del Servicio Nacional de Emergencia (Sinae), en donde se encuentran estableciendo pautas para impulsar el teletrabajo y hasta el momento, solo es aplicada en las oficinas públicas, como medida transitoria, excepcional y de carácter preventivo.

Para México en su marco legal no se hacía mención al teletrabajo como tal, pero sí se hablaba del trabajo a domicilio, y lo declaraban como equiparado a la relación presencial en donde se gozan de los mismos derechos y obligaciones. Aunque existía un limbo en torno a la regulación del teletrabajo, con la situación de la pandemia del COVID-19 se dieron las condiciones para el impulso a la discusión de un nuevo proyecto de ley para su regulación, para lo cual el pasado Enero de 2021 fue publicada una reforma en materia de teletrabajo en la “Ley Federal del Trabajo”, siendo la primera regulación de esta modalidad laboral en la historia de la nación.

¿Y que divisamos en el entorno de Brasil?

En Brasil, en tanto, el teletrabajo fue incluido en la Ley de Trabajo en 2017 en la Ley n. 13.467/2017, mediante una de las tantas modificaciones que se hicieron a una norma que data de 1943. A grandes rasgos, ese texto “dispensa el control de la jornada y, por consiguiente, el pago de horas extraordinarias” a los empleados que se desempeñen en sus casas. Ya para Marzo de 2020, y con la llegada de la pandemia al país, el Gobierno federal habilitó a los empleadores a cambiar el régimen presencial por el teletrabajo como una forma de hacer frente al estado de calamidad pública, encontrándose actualmente el teletrabajo en el país reglamentado y utilizándose en gran escala.

Con más de 30 países en América Latina y el Caribe y cada región con consideraciones regulatorias diversas y que, han venido a pasos lentos para su modernización y adopción de nuevas modalidades de trabajo, la llegada de la pandemia de COVID-19 ha servido como un factor impulsor para las discusiones y revisiones de dichas regulaciones, y con ello ir de a poco en la implementación del teletrabajo como un esquema con todas la consideraciones legales para ser una modalidad beneficiosa, tanto para empleadores como trabajadores, siendo actualmente una modalidad de éxito ya aplicada y regulada adecuadamente en muchos países de Latinoamérica.

Desde Nukke le brindamos la asesoría y mecanismos especializados para ayudarle a abordar dichas consideraciones regulatorias, en donde aplicar de forma óptima en sus esquemas de productividad bajo la modalidad de teletrabajo en su organización; contáctenos y descubra cómo.

2 Points


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *